6 consejos para acabar con tu adicción al móvil

0

La tecnología nos regala un amplio abanico de facilidades para nuestras vidas. Además de mejorar en gran medida todos los procesos de comunicación, nos permite tener acceso rápido a la información y, por si fuera poco, nos divierte. Con un uso inteligente, una computadora con acceso a internet podría ser la clave del éxito en distintos aspectos de la vida, ¡hasta podemos ganar ingresos online!

No cabe duda que nuestra vida no sería igual sin nuestros indispensables dispositivos electrónicos, particularmente nuestro teléfono celular. Hemos creado un fuerte vínculo emocional con este fantástico aparato. Sin embargo, hay casos en que su uso excesivo puede deteriorar las relaciones humanas y hasta la salud del usuario.

Actualmente las cenas familiares se resumen en cinco o seis individuos “pegados” a las pantallas de sus smartphones, tabletas o laptop. El mismo escenario se puede extrapolar a las miles de cafeterías del mundo, donde amigos deciden reunirse y realmente no intercambian ni una palabra porque el celular acapara toda su atención. Si bien es cierto que los teléfonos inteligentes son muy versátiles y útiles, hay que medir su uso.

Si te has sentido identificado con las situaciones narradas, no te desesperes. De hecho, ya diste un paso importante, estás consciente de que tienes un posible problema de adicción. Con estos consejos pretendemos guiarte a un mejor camino, donde el teléfono celular no encabece tu lista de prioridades:

Valora el daño
¿Te has dado cuenta de la inmensa cantidad de tiempo que pierdes revisando tus redes sociales y teniendo conversaciones poco transcendentales con personas que apenas conoces? El teléfono celular nos ayuda a mantenernos unidos con los que están lejos, pero nos arrebata la posibilidad de interactuar eficazmente con los que tenemos justo a nuestro lado.

Trata de monitorearte para entender la magnitud de tu problema. Anota cuántas horas pasas al día con tu teléfono celular, o mejor aún, cuánto tiempo puedes estar sin él sin sentir un síndrome de abstinencia, análogo al de un adicto a la nicotina.

Tomar conciencia de que el smartphone te quita demasiado tiempo que puedes invertir en tu educación o en tu diversión te hará reflexionar sobre su uso.

Desinstala las aplicaciones
Revisamos nuestros celulares hasta cientos de veces al día para leer nuestro correo electrónico, mensajes de texto o de WhatsApp y chequear nuestras importantes notificaciones en las redes sociales.

Elimina el problema de raíz y excluye las principales fuentes de distracción. Si no puedes completar tu trabajo rápidamente porque cada 10 minutos paras a revisar las historias de Instagram, debes eliminarlo.

Llama usando un teléfono fijo
Si estás anclado al móvil por el trabajo o estás lejos de tus familiares y quieres que te localicen fácilmente, reparte a todos tus contacto algún número fijo. Puede ser el de tu casa o el de tu oficina.

Compra una alarma tradicional
Lo primero que hacemos al despertar es apagar la alarma del celular y quedarnos hasta una hora revisando nuestras notificaciones, correos o noticias. Muchas veces tenemos decenas de correos estresantes de nuestros trabajos o vemos publicaciones en las redes sociales que nos hacen sentir tristes ¡y el día no ha empezado del todo!

Para emprender el día libre de la toxicidad que representa el móvil, compra una alarma tradicional y procura establecer una rutina relajante en la mañana – como comer un desayuno saludable y meditar – antes de inmiscuirte en el enmarañado mundo virtual.

Mejora tus interacciones sociales
La próxima vez que salgas con un amigo, deja tu móvil en casa. Verás como la conversación fluye y te olvidas del mundo virtual. Es muy positivo ir despegándote poco a poco del celular, así no te quitará la oportunidad de disfrutar de un agradable momento.

¡Toma la iniciativa!, evita charlar siempre con tus conocidos online. Siempre que tengas la posibilidad propicia un encuentro cara a cara.

¡Vive la vida!
Enfócate en vivir la vida real. A fin de cuenta, las imágenes que compartimos en las redes sociales de nuestros días “perfectos” pocas veces suelen ajustarse con la realidad de cada quien. Orientemos nuestras prioridades y usemos la tecnología como una herramienta, no dejemos que ella nos consuma a nosotros.

Esperemos que después de leer este artículo hayas tomado consciencia de tu problema. Estos fáciles consejos te ayudarán a disminuir el uso del móvil y a vivir plenamente rodeado de las personas – reales – que te aman. ¡Apaga el celular y prende la vida!

Compartir

Leave A Reply

2 × dos =