Así dejó la casa de sus padres el hombre de 30 años demandado

0

Michael Rotondo, el joven de 30 años que adquirió fama internacional por recibir una demanda de sus padres para desalojar su casa, recibió una orden judicial con fecha límite para este viernes y terminó con la ansiada mudanza.

Un familiar suyo, su primo Anthony Mastropool, lo ayudó  a llevar sus pertenencias dentro de una camioneta en la cual cupieron a la perfección. El juez que llevaba su caso, le ordenó salir de la casa de sus padres antes del mediodía de este viernes.

Rotondo le contó a la prensa local que pasó la noche y parte del día poniendo sus pertenencias en cajas y pasándolas al garaje de la casa, en donde hay espacio para dos autos. Entre sus pertenencias se encontraban desde libros hasta un avión de espuma.

Para cuando su primo llegó, el joven había vaciado prácticamente toda su habitación. Días antes, había participado en una entrevista radiofónica con Alex Jones, un locutor en Texas que tiene un popular programa en el que Rotondo logró recaudar alrededor de $3 mil dólares para el pago de su primera renta.

Aunque días antes de su salida Rotondo había lanzado la contundente pregunta: “¿por qué pagaría otro lugar cuando puedo quedarme aquí?”, después de varias semanas de “discusión” con sus padres finalmente confirmó al medio local que ha seguido su caso que encontró un lugar para pasar la noche en los próximos días.

Después de aproximadamente media hora de empacar, Rotondo y su primo llenaron la camioneta para dirigirse a una gasolinera cercana. En el lugar declaró a los medios que “empacar fue un alivio: fue bueno finalmente dejar la casa”.

Rotondo había esperado al menos 30 días para irse, argumentando que necesitaba seis meses como mínimo para desalojar. El juez calificó ese medio año como “escandaloso” y dijo que la madre de Rotondo, Christine tenía derecho a expulsarlo de inmediato, por lo que el juez emitió el plazo hasta el uno de julio.

Otro de los detalles interesantes en esta trama fue que al empacar, Rotondo llamó a la policía para acusar que su padre no le permitía sacar los Legos de su hijo y que estaban en el sótano de los padres. En cambio, el papá se ofreció a sacarlos y entregárselos.

“Esto no es un juego”, dijo Rotondo cuando explicó por qué llamó a la policía: “No tengo que adivinar qué hay detrás de cada puerta de mi casa”. Rotondo tiene un hijo de ocho años del cual perdió la custodia y las visitas no supervisadas en 2017.

Después de irse con sus pertenencias, Rotondo volvió por un último artículo: un automóvil Volkswagen Passat que había mantenido detenido por años. Después de numerosos esfuerzos para sacar el auto, Rotondo dio una última declaración a la prensa.

Tras preguntarle cómo había sido la despedida de sus padres el hombre sólo respondió: “más o menos”,  y se fue para siempre.

Leave A Reply

siete + veinte =