Cientos de mexicanos ofrecen su ayuda cargados de comida, medicinas y buena voluntad

cientos-de-mexicanos-ofrecen-su-ayuda-cargados-de-comida-medicinas-y-buena-voluntad

¡La unión hace la fuerza!

 

Ciudad de México. Las devastaciones que ocurrieron en algunas partes de la Ciudad de México dejaron edificios colapsados y personas atrapadas en ellos, sin embargo también sacaron a relucir la solidaridad de los mexicanos.

Un ejemplo de ello se está dando en la colonia Roma, donde la devastación ha convocado a cientos de mexicanos que se armaron con palas, picos y buena voluntad; ahí hombres y mujeres de todas las edades se han unido para brindar toda la ayuda que se encuentra a su alcance. 

En Letra Roja acudimos a algunos de los lugares afectados, entre ellos al edificio que se encuentra en la equina entre Medellín y San Luis, donde se sufrió un colapso el día de ayer y aún reportan que al menos dos hombres que trabajaban ahí se encuentran desaparecidos, sin embargo no se sabe si se encuentran entre los escombros. 

Uno de ellos, Ángel Javier Saucedo Sandoval , de 27 años de edad fue descrito por un amigo suyo como un joven de 1.50 metros, cabello chino y rubio. El joven laboraba en el edificio en el momento en que sucedió el colapso y se encuentra desaparecido desde entonces. Sus amistades no han sabido nada de él y temen que se encuentre entre los escombros. 

Las personas que se encuentran ahí siguen trabajando arduamente para quitar los escombros y poder saber si los desaparecidos se encuentran ahí. Sin embargo, la convocatoria de ayuda ha sido tanta que la aglomeración de personas complica el paso y las acciones eficientes. 

Por otro lado, en la Avenida Eje 2 y en la Avenida Amsterdam también existió un derrumbe, el cual también convocó a cientos de personas que ofrecían todo tipo de ayuda. 

Uno de esos hombres es Miguel, quien se dedica a la psicología y se encontraba ofreciendo sus servicios de forma gratuita para quien la necesitara y llamó a la población a hacer lo mismo y unirse en el apoyo para la población afectada. 

Mientras tanto Rosa, una mujer de 56 años, que se encontraba cerca de un edificio que sufrió un derrumbe entre la Avenida Yucatán y Queretaro, estaba cargando con ollas de comida que había preparado para todos los voluntarios que se encontraban ayudando a mover escombros, armar paquetes de víveres, entregar medicinas y más acciones solidarias. 

La mujer, cargada con platos y cubiertos desechables dedico su tarde a preparar pequeños guisados para todos en agradecimiento a sus acciones " Yo no puedo cargar escombros ni ayudar con eso porque es muy pesado, pero ayudo con lo que sé hacer y con lo que puedo", declaró.

La edad o el género no fueron impedimentos para ayudar a los necesitados, un ejemplo de ello se encontraba entre los brigadistas que se estaban intentando ayudar en un edificio afectado en la Avenida Amores.

Sandra y Andrea, unas niñas de 10 y 12 años de edad, se encontraban repartiendo aguas y tortas a todas las personas que se dieron convocatoria en el lugar, las pequeñas declararon que ante la destrucción de ayer no podían hacer otra cosa mejor que ayudar. 

"Como no fuimos a la escuela le pedimos a mi mamá venir a ayudar (...) yo me asusté mucho cuando las ventanas tronaron y lloré, siento muy feo por las personas atrapadas", declaró la menor.

A pesar de toda la buena voluntad, algunos vecinos de la calle de Quintana Roo, donde hay un edificio colapsado, pidieron a la población que dejaran de acudir al lugar. A pesar de que agradecen las intensiones ya es demasiada la gente que ha acudido, por lo que temen que si algún otro edificio colapsa el saldo de víctimas pueda aumentar.

" Si no se van y se derrumba otro edificio los vecinos vamos a ser los que tengamos que rescatarlos, además ya todos los edificios están evacuados y no hay nadie ahí", declaró uno de los colonos. 

Comentarios