El esposo estresa más que los hijos

0

Las últimas semanas han circulado en internet distintas notas que aseguran que el esposo causa más estrés que los hijos. Nosotros quisimos darle un giro y ver la situación desde un punto de vista neutral y equitativo. El estrés es causado por múltiples factores, dejemos de etiquetar causas y apliquemos propuestas para disminuirlo.

Un estudio publicado en medios norteamericanos en donde se realizaron encuestas a 7,000 mujeres acerca del nivel de estrés que tenían en su vida, reveló que la respuesta promedio fue que de una calificación donde 10 era lo más alto, se sentían 8.5 estresadas y de esas mujeres 46 por ciento responsabilizaban a su esposo como factor principal de estrés.

Del otro lado de la moneda en la Universidad de Sheffield, en Gran Bretaña, el científico Michael Hunter publicó -hace ya varios años- que la voz femenina contenía tonos tan altos y complejos que requería de una alta demanda del cerebro del hombre para escucharla, ocupando toda el área auditiva del cerebro masculino cuando tratan de escucharnos, mientras que las mujeres sólo requerimos activar una pequeña área auditiva de nuestro cerebro para escucharlos a ellos.

Lo cierto es que las relaciones son complicadas y tanto ellos nos estrenan a nosotras, como créeme, ellos se estresan a causa nuestra. Pero de eso se trata la vida, el matrimonio y la aventura de crecer juntos en familia, de hacer frente a las adversidades.

Queremos proponer que el estrés en realidad se debe por muchos factores circunstanciales, los gastos, atender a los hijos, la demandante rutina de casa, el trabajo, etc. Y de gota a gota vamos buscando un detonador para poder provocar una liberadora catarsis, como quien dice buscamos quien la paga y no quien la debe, porque al final de día no hay un responsable sino muchas causas que nos tienen fuera de nuestro centro de paz.

Cuando te sientas así, te duela la cabeza, identifiques que tus niveles de tolerancia están bajos y estés a punto de explotar, te invitamos a que salgas a caminar, o busques un lugar para estar sola, escribe que factores te tienen así, y cuando termines rómpelos en muchos pedazos y recuerda que mientras hay vida hay esperanza. Que la unión hace la fuerza y que tu esposo no está ahí para estresarte ni tú a él, sino para apoyarse mutuamente. Nosotros somos responsables absolutos de nuestra felicidad y la felicidad es una elección. Sonríe y elige ser feliz.

Leave A Reply

error: Content is protected !!