El mítico origen de la Nutella

0

Si decimos la palabra crepa, ¿Cuál es el primer ingrediente para acompañarla que se te viene a la mente?  Posiblemente sea, plátanos, cajeta, fresas o miel maple.  Pero seguro que la Nutella no puede faltar, para tener tu crepa perfecta.

Este chocolate es ideal para cualquier hora del día ya sea como desayuno, postre, merienda o por el simple gusto. Pero ¿Qué tiene la Nutella que la hace tan especial? ¿Por qué es imposible dejarla de comer?

Aunque no lo creas este acompañante tiene mucho tiempo en el mercado, pero con la generación de los Hípsters ha cobrado fuerza.  Aquí te contamos qué relación hay entre la Nutella y la Segunda Guerra Mundial.

Corría el año 1946 donde la escases estaba en su máxima expresión. Y es que habían sido tiempos muy difíciles. Las personas aún tenían el recuerdo de esos tiempos en que los aviones de guerra tenían que fabricarse en madera, o cuando el Pentágono desvalijó todo rastro de su mármol, o cuando los parques de Londres fueron casi destrozados en busca de materia prima. Sin mencionar las carencias alimenticias de la población.

Pietro Ferrero un chef italiano que, tras finalizar la guerra, se encontraba algo desesperado, tenía un negocio que mantener y apenas tenía cacao para elaborar sus dulces ese ingrediente imprescindible.

Y como es bien conocido ante los tiempos de crisis hay que ser ingeniosos y Ferrero no fue la excepción pues tuvo que ser creativo para resolver su crisis para conseguir una crema de chocolate económica y sabrosa con la que conseguir nuevos clientes. La solución fue crear una nueva pasta de chocolate donde la base principal fueran las avellanas y un poco menos de cacao.

El resultado fue mejor de lo esperado y la nombró Giandujot, se trataba de una pasta ligeramente consistente que podía untarse en el pan. Pasaron cinco años y Ferrero cambió un poco la fórmula. Era ligeramente dura y los clientes solían comentar que, en ocasiones les costaba poder untarla. Así que hizo una pequeña variación consiguiendo una crema más suave y blandita.

Con el paso del tiempo la formula fue cambiando para satisfacer las necesidades de los clientes. El negocio pasó a manos de sus herederos, como Michelle Ferrari, que tuvo la idea de cambiar el nombre para hacer un homenaje a ese ingrediente que los saco de apuros, las avellanas. Y fue así como bautizó a la crema de chocolate, como Nut (del inglés, avellana), más el sufijo “ella”. Nutella.

Como puedes darte cuenta es un claro ejemplo de cómo salir adelante ante una adversidad, hasta la fecha esta crema de chocolate es la favorita tanto de chicos y grandes.

Compartir

Leave A Reply

14 + once =