El niño de las 400 horas

el-nino-de-las-400-horas

 

Luis Ramón “Monchito”, pasó la noche en una vecindad ubicada en La Merced donde vivía su abuelo y tras el terremoto de 1985, nunca apareció

Ciudad de México. Hay muchas historias macabras en nuestra Ciudad. Esta se refiere a la tragedia de sismo que ocurrió en 1985.

La noche del 18 de septiembre, Luis Ramón “Monchito”, pasó la noche en una vecindad ubicada en La Merced donde vivía su abuelo. Eso fue lo último que se supo de Monchito hasta que ocurrió el terremoto.

El periódico El País y otros medios le dieron seguimiento a la desaparición del menor. Rescatistas italianos estuvieron trabajando en el lugar que tardó varios días en revisarse. La ausencia de moscas y de olor a muerto en la casa, fueron señales que confundían a los rescatistas quienes no tenían la certeza de la vida o muerte del pequeño.

Después de que las brigadas de rescatistas italianos, israelíes y de la Marina mexicana, revisaron el lugar y aseguraron que no había nadie en el derrumbe, llegaron los jóvenes de la sección 5 del Voluntariado Nacional con un aparato que registró signos de vida. Durante una semana desencadenaron en México la esperanza de un rescate más.

Los brigadistas lograron tener comunicación con la víctima que aún yacía bajo los escombros: “Si eres un adulto da un golpe, si eres un niño golpea dos veces”. Dos golpes se escucharon. La esperanza de los padres del pequeño se reavivó al creer que su hijo podía estar vivo.

Hasta el mismísimo Miguel de la Madrid dio órdenes estrictas de que no cesara la búsqueda y rescate de Monchito, sin embargo éste, nunca apareció. La búsqueda cesó el 11 de octubre y con ella se fueron las esperanzas de la familia, amigos, vecinos y el resto de los mexicanos.

¿Muy similar el caso al de Frida Sofía, no?

Información de La Hora Macabra

Comentarios