Murió Concepción Hernández, el rostro de la tragedia que ha dejado el volcán de Fuego

0

La imagen del hombre de 88 años es emblemática para mostrar la tragedia que dejó la explosión del volcán en Guatemala. Los médicos que lo trataron aseguraron que la gravedad de las quemaduras que sufrió y su avanzada edad complicaron su situación.

Concepción Hernández falleció este miércoles a las 12:30 de la madrugada. Los médicos explicaron que como consecuencia de la erupción del volcán de Fuego sufrió quemaduras de tercer grado en 50% de su cuerpo, una falla renal aguda y no soportó la hemodiálisis a sus 88 años, cuenta el diario guatemalteco Prensa Libre. El hombre cuya imagen dibujó la tragedia que vive Guatemala desde el domingo es ahora uno de los 75 fallecidos.

Hernández estaba sentado en un barandal de una carretera en la aldea San Miguel Los Lotes, en Escuintla, viendo a seis cadáveres carbonizados que estaban a pocos pasos de él. Su piel y su ropa estaban tan marrones como el lodazal humeante que se veía a su alrededor. Fue allí cuando el fotoperiodista de Prensa Libre, Enrique Paredes, le tomó la foto.

“Me duele, me duele, ya no aguanto”, le dijo conmocionado al corresponsal de ese diario Carlos Paredes, que le preguntaba cómo había logrado sobrevivir. Sus zapatos estaban rotos y sus pies quemados.

La foto recuerda a la de la niña del pueblo colombiano de Armero, Omayra Sánchez, que falleció en 1985 a sus 13 años. Quedó tres días atrapada en el lodo y sobre los restos de sus familiares y de su propia casa, devastada por la lava del volcán Nevado del Ruiz. Mientras ella padecía, las cámaras de televisión de distintos medios grababan sin cesar su sufrimiento.

Los rescatistas intentaron rescatarla, pero el proceso era casi imposible. Para eso tenían que amputarle las piernas y no tenían los equipos quirúrgicos necesarios. La siguiente opción era buscar una bomba que succionara el agua, que subía de nivel con el paso de las horas y la iba sumergiendo lentamente. Pero el único aparato disponible se encontraba en Medellín, al menos a seis horas de distancia de Armero. “Madre, si me escuchas, quiero que reces por mí para que todo salga bien”, dijo en una entrevista entre sus últimas palabras.

En el caso de Concepción sí logró ser trasladado a un hospital del Seguro Social, contó a Prensa Libre su hijo, Jorge Hernández. Pero el jefe de cirujanos Geovany López explicó que la gravedad de las quemaduras y la avanzada edad de Concepción aceleraron su muerte.

Leave A Reply

diecinueve + trece =