México necesita paz, y el llamado es urgente

0

Desde 2006, comenzó en nuestro país, una espiral de violencia que nos ha arrebatado la vida de más de 230 mil personas, las cuales podrían aumentar en los próximos años, sí se comprueba que los más de 32 mil desaparecidos están muertos.

Tal como sucedió como los tres estudiantes de cine de Guadalajara, un nuevo crimen que no sólo indignó a la sociedad tapatía, a toda la nación.

¡Estamos hasta la madre!, gritaban los amigos y familiares de los jóvenes, hace apenas unos días, cuando se cumplía un mes del “levantón” de los aspirantes a cineastas por parte de un grupo armado en Tonalá, cuando realizaban un trabajo escolar.

Por eso duele, por eso carcome. Porque esos jóvenes podrían ser tus hijos, tus hermanos, tus amigos… podrías ser tú.

Los sexenios de los presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto suman 234 mil 996 homicidios dolosos hasta octubre de 2017, el mes más violento del año más violento del que se tenga registro, de acuerdo con datos del INEGI y el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Durante el Primer Debate Presidencial, los candidatos abordaron el tema de la inseguridad y de las víctimas, todos aportaron sus propuestas para tener éxito donde otros no lo han conseguido, así más o menos era la pregunta general.

Se habló de la amnistía, de una comisión de la verdad, de implementar medidas preventivas, de aumentar las fuerzas de seguridad, de mejorar las estrategias de investigación, de crear un sistema de justicia eficiente, se habló incluso de militarizar la educación pública.

Sin embargo, después del debate, yo no vi una sociedad convencida de que alguno de los aspirantes acabara con la espiral de violencia y muerte que ha convertido a México en un cementerio, de desaparecidos, de feminicidios, de infanticidio.

Lo que sí veo y escucho día a día, es un México que quiere paz. Que se indigna y llora de rabia con la muerte de jóvenes estudiantes, quienes podrían haber sido los próximos Alfonso Cuarón o Guillermo Del Toro, pero les tocó la mala fortuna de nacer en un México violento, un México que asesina a sus jóvenes, que convierte a sus jóvenes en asesinos.

Salir de esta situación, será un proceso complicado que seguramente nos llevará algunos años, pero para ello, se necesita voluntad de todos los políticos y de todos los partidos, es tiempo, llegó la hora.

Leave A Reply

error: Content is protected !!