Niño de 12 años huyó a isla exótica con la tarjeta de crédito de sus papás

0

Cuando pequeños, los niños suelen decir que se irán de casa porque tienen alguna discusión o molestia con sus padres, después se platica y el pleito se soluciona, pero en esta historia la cosa fue distinta y ahora las autoridades investigan cómo un niño de 12 años tomó la tarjeta de crédito de sus padres y llegó hasta Bali para pasar unas vacaciones lejos de ellos.

Los hechos ocurrieron en Australia en donde Drew, de 12 años tuvo una discusión con su mamá. Su nombre es el pseudónimo que le dio el programa de televisión. Estando molesto el chico, investigó de líneas aéreas que permitieran a niños de 12 años viajar sin acompañantes, reservó un hotel y pudo salir del país sin impedimentos.

Para escapar, Drew montó su propio escenario: primero le dijo a su familia que iba a la escuela, tomó su patín del diablo, y se fue de casa, pero antes, para hacerse con su pasaporte tuvo que engañar a su abuela.

Después llegó a la estación de tren más cercana a su casa en donde tomó un vagón con dirección al aeropuerto de Sidney. Una vez ahí utilizó una terminal de autoservicio y compró un vuelo hacia Perth, también en Australia, para después abordar un avión con destino hacia la isla de Bali en Indonesia.

El niño no pasó por interrogatorios, y en el aeropuerto de Perth el personal sólo le pidió su pasaporte para que demostrar tener más de 12 años, y así fue como llegó a Bali.

“Sólo me pidieron mi identificación de estudiante y mi pasaporte para probar que tengo 12 años y que estoy en secundaria”, contó el chico al programa Current Affair que se transmite a través de Channel Nine en Australia. “Fue genial porque quería ir en una aventura”, añadió.

A su llegada a la isla en Indonesia, Drew hizo check in en el hotel All Seasons y en la recepción dijo que esperaría a la llegada de su hermana, cosa que nunca pasó. El chico pasó 4 días en el hotel en donde realizó todos sus gastos con la tarjeta de crédito familiar.

Después de que la escuela reportó que había estado faltando a clases, su familia empezó a averiguar dónde estaba. Al enterarse de que estaba en Bali su madre voló hasta la isla para reunirse con él. Una historia que distintos medios han rescatado como digna de Mi pobre angelito 2: Perdido en Nueva York.

La madre llamada Emma contó al programa de televisión que al niño no le gusta escuchar la palabra “no” como respuesta. En la misma entrevista describió lo que sintió cuando se enteró de la noticia y dijo que estaba “sorprendida, disgustada, no hay palabras para describir lo que sentimos cuando descubrimos que se fue al extranjero”.

Leave A Reply

error: Content is protected !!