Bolivia – Croacia – Italia: Las redes del terrorismo neofascista siguen operando

0

Con esta investigación el historiador y escritor Alessandro Pagani termina la trilogía de artículos publicados para SDP Noticias sobre las elecciones en Bolivia de este domingo 18 de octubre.

Cuando en 2009 se supo que las fuerzas de seguridad bolivianas habían desmantelado una red terrorista que pretendía asesinar al presidente Evo Morales y al vicepresidente García Linera, la atención se centró de inmediato en la composición de esta red. Cuenta con mercenarios y neofascistas europeos o bolivianos de origen croata. 

Por tanto, no se puede permanecer indiferentes a la gravedad de los hechos que revela lo que está sucediendo en Bolivia luego del golpe de Estado que llevó al actual gobierno de facto de Añez a tomar el control del país andino. No solo por la simpatía y solidaridad hacia el primer presidente indígena en la historia del siglo XX de América Latina y Bolivia (el primero en absoluto en la historia de Nuestra América fue Benito Juárez en 1867) o por el proceso democrático y popular que se dio con la Constitución boliviana.

Quiénes son los «negros» en Bolivia

La historia de Eduardo Rosza Flores, uno de los tres mercenarios asesinados por las fuerzas de seguridad bolivianas tras un violento tiroteo en 2009, revela inquietantes escenarios que vinculan a grupos subversivos en América Latina con redes similares en Europa también. 

Eduardo Rosza Flores nació en Bolivia en 1960 de padre judío comunista húngaro y madre católica boliviana, luego de un pasaje en Chile y otro en Suecia, a los 14 años regresó a Hungría. En Budapest terminó sus estudios y se alistó. Se especializa militarmente en la Unión Soviética, pero dimite después de menos de dos años. «Nada más aburrido que ser soldado en tiempos de paz», explica. Vivirá durante un tiempo en Israel «en busca de sus raíces». 

En 1991 Flores fue corresponsal del diario español Vanguardia y el diario barcelonés lo envió a seguir los albores del conflicto yugoslavo. Observó dos cosas. «Que estaba mejor con los soldados croatas que con mis colegas» y que «los serbios dispararon deliberadamente contra los periodistas». Renunció con un telegrama. Se unió a la Guardia Nacional de Croacia, convirtiéndose en su primer voluntario extranjero. Tiempo después se le encomendó la formación de la Primera Unidad Internacional del ejército croata.

Rosza Flores organizó la fuga de judíos albaneses de un país ahora en ruinas.

Operación ciertamente bienvenida al servicio de inteligencia de la entidad sionista, El Mossad. En su momento, fue visto en Irak; se asume con la ‘aprobación’ de la CIA. Tenía varios pasaportes 

Eduardo Rózsa Flores ha escrito libros y realizado una película sobre la épica lucha contra los «agresores serbios» (la película se llama «Chico»). Pero Rózsa guardó silencio sobre algunos episodios de su biografía. Se sabe que tuvo algo que ver con el asesinato de dos periodistas: el suizo Wurtenberg y el británico Jenks. Había pruebas serias, pero «la guerra canceló todo». «En 1994, Pasé un par de días con él – cuenta el periodista italiano Andrea Cangini en el Resto del Carlino – y después de que se dio a conocer la entrevista, se nos acercó un fotoperiodista. Nos advirtió. Considero a Flores responsable del asesinato de dos periodistas que investigaban el tráfico de armas».

Antes de partir hacia Bolivia, entrevistado por un periodista de la TV estatal húngara MTV, Rosza Flores dijo: «Estamos listos para declarar la independencia de la (provincia autónoma boliviana más desenfrenada) y la creación de un nuevo estado».  

Los otros mercenarios asesinados o arrestados tienen una historia menos «sensacionalista» pero igualmente indicativa.

Los dos mercenarios que murieron junto a Eduardo Laszlo Flores fueron Michael Dweyer (irlandés) y Arpad Magyarosi (húngaro-rumano). Los dos detenidos son Tádic Astorga de origen croata y otro húngaro-rumano Elöd Tóásó.

El diario Irish Times del 25 de abril de 2009 informa que el irlandés Michael Martin Dweyer había llegado a Bolivia en compañía de un ciudadano rumano de origen húngaro. Según el Sunday Times se trata de Tibor Revesz que se hospedó en el Hotel Asturia en Santa Cruz desde el 9 de diciembre al 10 de enero.

El húngaro Revesz es el fundador en 2002 de Secuiesti Lodge (LS), una organización paramilitar que tiene como objetivo la secesión de la región de Szekely Landa de Rumania. En su estatuto está escrito que “LS es una organización soberana destinada a formar milicias para defender a los ciudadanos y no a fines políticos que se financia con recursos privados”. Uno de los fundadores de esta organización es Arpad Magyarosi, quien murió en el bombardeo de la policía boliviana.

Gracias a un hombre de seguridad boliviano que se infiltró en la celda, se identificaron a otros dos miembros de la celda: Gueder Bruno y Mendoza Mazabi. Gueder Bruno junto al infiltrado Ignacio Villa Vargas formaron parte del aparato de seguridad de la Unión Juvenil Crucenista, protagonista de los episodios de violencia antigubernamental y contra los indígenas en Santa Cruz en todas las décadas de gobierno popular e indígena de Evo Morales.

Los financistas de esta red – algunos empresarios prominentes de Santa Cruz – ya se habían refugiado en el exterior para volver en Bolivia con el golpe de Estado contra Evo Morales; a excepción del exsoldado retirado Lucio Anez Rivera. Se trata de Alejandro Melgar (ejecutivo de la Cámara de Comercio, Industria y Turismo de Santa Cruz, colaborador de la organización estadounidense Human Rights Foundation y que regresó de Estados Unidos); Hurtado Vaca (gerente de la empresa Telefónica y financiador de la hostelería en Santa Cruz de la célula terrorista); Lorgio BA, conocido como “Yoyo” es propietario de tres estaciones de radio de Santa Cruz y es parte del comité cívico “Pro Santa Cruz” que aboga por la secesión de Bolivia.

Pero si estos son los peces que acabaron en ese momento en la red de investigación, el verdadero amo de Santa Cruz y líder del movimiento secesionista de Evo Morales contra Bolivia es otro boliviano de origen croata: Branko Goran Marinkovic Jovicevic que aún está activo y en circulación. El padre era un Ustasha croata que huyó a Bolivia al final de la Segunda Guerra Mundial como muchos otros que utilizaron la línea de ratas (la operación Odessa) puesta a disposición por los servicios secretos estadounidenses y en colaboración de la Santa Sede y la Argentina de Perón para la lucha contra la URSS.

Branko Marinkovic es acusado de haberse convertido en uno de los hombres más ricos del país por frotar las tierras habitadas por los indios guaraynos y de pensar en un modelo de secesión de Santa Cruz similar al que llevó a la secesión de Croacia de Yugoslavia.

En Santa Cruz hay organizaciones como la Unión Juvenil Crucenista (de la que hay que hablar y está a las órdenes de Brannko Marinkovic) y la Falange Socialista Boliviana que se inspira en el franquismo español. «Si no hay mediación internacional en esta crisis -anuncia Marinkovic- iremos al choque y lamentablemente habrá sangre y miedo para todos».

Entre la Operación Cóndor y la Liga Mundial Anticomunista. ¿Qué es la Fundación UnoAmerica?

Pero en las relaciones entre la célula terrorista neutralizada en Bolivia en 2009, también surgen otros caminos que pasan por algunos ex soldados de la dictadura argentina (conocidos como «carapintadas») que durante años han obstaculizado y amenazado a los gobiernos civiles surgidos del fin de la junta militar. Entre ellos se destaca el exsoldado argentino Jorge Nones Ruiz quien mantuvo contacto con el líder militar de la célula terrorista Eduardo Laszlo Flores y actuó en Bolivia con un mandato de muy alto nivel.

La Fundación UnoAmerica se estableció a mediados de diciembre de 2008 en Bogotá, Colombia, uno de aquellos países aliados estratégicos con Estados Unidos en el continente. Por ejemplo, las terminales colombianos de la Fundación UnoAmerica son la Fundación para la Defensa de la Patria y la Federación de la Verdad de Colombia (que se origina en el Centro de Análisis Sociopolítico, una «ONG» creada por los militares para contrarrestar las denuncias de las ONG sobre la situación en Colombia). La Fundación UnoAmerica está financiada por reconocidas organizaciones gubernamentales de Estados Unidos como USAID y NED (National Endowment for Democracy) que son la «fachada social» de la CIA. Las otras conexiones son con la Fundación para el Análisis Económico y Social (FAES) fundada por el ex primer ministro español Josè Aznar y con la Fundación Internacional para la Libertad que preside el escritor español (ex peruano y apátrida( Mario Vargas Llosa, quien durante años es un ultraaccionista. En Italia, por el momento, los vínculos surgen sólo con los habituales círculos anticomunistas cercanos al misterioso periódico “L’Opviso”. Indicativo es el hecho de que en la web de esta organización los únicos países europeos que tienen su propia sección son Italia y España.

La mayor preocupación manifestada por la Fundación UnoAmerica en 2009 era que “América Latina está en peligro porque hay 14 países latinoamericanos que pertenecen o están vinculados al Foro de San Paulo. Aunque llegaron al poder por la vía democrática, están destruyendo la democracia y las libertades como es el caso de Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa, Cristina Kirchner y Daniel Ortega”.

El objetivo de esta organización desde ese entonces es «crear un mecanismo de intercambio, información, coordinación permanente y apoyo mutuo entre los sectores democráticos”. Según algunos observadores, se trata de la versión modernizada de la mortífera Operación Cóndor que coordinó las dictaduras militares en la década de 1970 y que se creó para hacer frente a lo que se llamó la «insurgencia supranacional».

Según otras fuentes, esta red está más estrechamente relacionada con la CAL (Liga Latinoamericana Anticomunista afiliada a WACL, la Liga Mundial Anticomunista) formada por grupos neofascistas y de derecha. Giorgio Almirante, creador de la estrategia de la tensión en Italia, junto con Stefano delle Chiaie, también estuvo presente en el congreso CAL en Paraguay en 1977. Stefano Delle Chiaie ciertamente participó en 1979 en Buenos Aires que, junto con el Battallon 601 de la inteligencia del ejército argentino, preparaba el golpe de Estado de García Meza en Bolivia que se produjo al año siguiente.

Bolivia, Croacia, Italia y redes neofascistas

Como hemos visto, varias redes que ya vivieron su cruenta actividad en la Guerra Fría se están reiniciando contra las elecciones del próximo domingo 18 de octubre en Bolivia. Los neofascistas que se han prestado de forma generalizada en las «guerras de baja intensidad» en América Latina como en Europa y que analizo en forma detallada en mi obra Desde la estrategia de la tensión a la operación cóndor: el neofascismo italiano al servicio de la geopolítica imperial estadounidense, se están reactivando para impedir la victoria popular y contundente del Movimiento al Socialismo (MAS).

¿Qué tan involucrada está Italia en este despertar de una operación cóndor 2.0? Las masacres fascistas, el papel de Gladio, la función de los grupos neofascistas contra la izquierda y los movimientos, el «servicio conocido», etc. ¿Es todo agua debajo del puente, dado que el proyecto neofascista de alguna manera se expresa hoy en los niveles del gobierno central y local, o este activismo merece la debida atención?

Cuando escuchamos sobre Bolivia, ¿no podemos recordar que ese país fue el refugio de neofascistas «pesados» como Stefano Delle Chiaie o Pierluigi Pagliai? El primero colaboró en el golpe de 1980 de general García Meza y se convirtió en colaborador junto con Klaus Barbie, el exjefe de la Gestapo de Marsella. El segundo fue herido en La Paz el 9 de octubre de 1982 y regresó a Italia, como parte de la operación Marlboro / Pall Mall de los servicios italianos, contra su voluntad. Murió unos días después en un hospital Romano. El consultor del juez Salvini, Aldo Giannuli, dice que en el avión italiano enviado expresamente a Bolivia habían prácticamente los representantes de todos los servicios secretos y aparatos de seguridad italianos. Stefano delle Chiaie escapó de la detención al cruzar la frontera entre Bolivia y Argentina en compañía de un hombre del Battallón 601 del Ejército Argentino.

Pero las conexiones entre los neofascistas italianos y Bolivia también han vuelto a salir a la luz recientemente y precisamente con motivo de los violentos pogromos contra los indígenas y funcionarios gubernamentales en Sacaba y Senkata, recientemente, y que también tuvieron lugar en Santa Cruz, el «corazón negro de Bolivia» en 2008.

Más de unos pocos testigos aseguran haber visto entre los asesinos que mataron en septiembre de 2008 a un grupo de indígenas en la localidad de El Porvenir, a Marco Marino Diodato, un conocido neofascista italiano que se refugió en Bolivia en la década de 1980 y ahora tiene más de cincuenta años. 

Diodato en Bolivia se casó con una sobrina del general golpista Hugo Banzer, se había convertido en empresario y consultor militar como ex paracaidista. En 1994/95 creó una organización paramilitar, la FRIE (Fuerza de Reacción Rápida del Ejército).

En 1999 fue detenido por una serie de estafas y condenado a diez años, pero en 2004 logró «escapar» de la clínica de Bilbao en Santa Cruz donde logró ser hospitalizado.

En 2009 lo denuncian como asesor de Leopoldo Fernández, gobernador de Pando (otra de las regiones secesionistas que se levantaron contra al gobierno boliviano de Evo Morales durante el golpe de Estado) finalmente fue arrestado en 2009 por ser el instigador de la masacre de los indígenas en El Porvenir.

Pero la verdadera encrucijada de esta red parece ser Croacia y la experiencia común acumulada en la guerra civil secesionista en Yugoslavia durante la década de 1990. En ese conflicto, fascistas italianos, eslavos, franceses, alemanes, etc. se encontraron juntos en las milicias paramilitares fascistas del Partido de la Ley de Croacia (HOS).

La Comisión Parlamentaria de Investigación de las masacres, entre 2000 y 2001, solicitó al Ministerio del Interior y al ROS de los Carabinieri la adquisición de los «Dossiers Balcánicos» que contienen una veintena de nombres de neofascistas que habían luchado en Croacia y Bosnia. durante la guerra civil que desgarró Yugoslavia en la década de 1990.

En 2009 se estaba investigando también el atentado con bomba contra el periódico comunista italiano Il Manifesto que provocó las heridas y la detención del atacante, el conocido neofascista Andrea Insabato. Este último, en 1991 había promovido el reclutamiento en Italia de mercenarios dispuestos a ir a luchar por “su hermana Croacia que ahora tiene un enemigo mayor. Debemos defendernos de los serbios y comunistas”. Según la policía, había al menos treinta neofascistas expertos en explosivos y veinte de ellos habían combatido en Yugoslavia.

El sitio antifascista francés «Reflex» informaba en ese momento que los neofascistas franceses, italianos y alemanes se integraron en Croacia y Bosnia en la «Legión Negra», una derivación balcánica creada por la organización fascista francesa New Resistance en el verano de 1991, es decir, en el mismo período. del alistamiento iniciado por Andrea Insabato y su grupo “Rinascita Nazionale”. Pero si el proyecto de Insabato encalló – su proyecto era una especie de vínculo con la derecha croata que proporcionaba ayuda militar italiana a cambio de las áreas croatas reclamadas por Italia – los fascistas italianos siguieron siendo los mismos combatiendo en las milicias paramilitares de Croacia y Bosnia contra serbios y musulmanes.

En ese contexto, se unió un vasto grupo de «hombres negros» no solo de Europa Occidental sino también húngaros, rumanos, ultracatólicos irlandeses, personajes bastante similares a los que encontramos involucrados en el asunto boliviano.

Un papel central en la financiación de los grupos fascistas en los Balcanes pone en tela de juicio lo que podemos definir como «Black Holding», es decir, el complejo imperio financiero creado en Gran Bretaña por Fiore, Morsello y los exiliados neofascistas que gravitaron en torno a Tercera Posición y que hoy animan la más fuerte de las organizaciones neofascistas italianas: Forza Nuova y que trato en otro libro de mi autoría aún en fase de publicación El Partido del golpe: la geografía del neofascismo en Italia.

Varias fuentes británicas citadas en mi obra, tanto antifascistas como periodísticas, informan del impetuoso crecimiento financiero de las actividades gestionadas en Gran Bretaña por el líder de Forza Nuova, Roberto Fiore. Pero también señalan cómo esta actividad de los neofascistas italianos pudo disfrutar de la cobertura de los servicios secretos británicos Mi 6 (cobertura adquirida en los campos de entrenamiento de los falanges cristianos maronitas en el Líbano).

Las empresas más conocidas que pertenecen a los neofascistas italianos en Gran Bretaña son las agencias de turismo Easy London y las aproximadamente 1.300 tiendas de la cadena Meeting Point. Otras fuentes de financiación muy importantes para el movimiento son dos organizaciones ultracatólicas, que desde el inicio de la inacción han ofrecido protección a Fiore y Morsello, pero sobre todo dinero, son  St. George Educational Trust  y  St. Michael Arcangel Trust, es decir, organismos de promoción de las enseñanzas de la Iglesia Católica. Del primero – dice el autor del libro «Trame Nere» Giuseppe Scaliati – Fiore es el administrador y está directamente relacionado con la  St. George League, un grupo nazi pequeño y muy rico en contacto con personajes y fondos de las ex SS; el segundo, como el primero en términos de riqueza, toma su nombre del Arcángel Miguel, patrón de los milicianos de la Guardia de Hierro del líder fascista rumano  Corneliu Codreanu». El nombre elegido es inquietante. De hecho, “detrás de un nombre tranquilizador y muy cristiano como el del Arcángel Miguel, la Legión del Arcángel Miguel actuó en la Rumanía fascista de los años treinta y cuarenta”. Y en tiempos más recientes (2004) los fascistas rumanos de Noua Dreapta formaron parte de la coordinación neofascista europea establecida por Forza Nuova con el NDP (Alemania); Noua Dreapt (Rumania); Alianza Patriótica (Grecia) y La Falange (España). Si bien son simplemente parte de ella como afiliados: Renouveau Francais (Francia); Partido Nacional Renovador (Portugal); Nationale Alliantie (Holanda) y Bulgarian National Alliance (Bulgaria). 

Pero eso no es todo, otra investigación periodística saca a la luz la existencia del «Grupo de los Cuarenta». El grupo que también utiliza los fondos de la «Third Position International» tuvo que adquirir un pueblo entero en España para convertirlo en una especie de zona negra liberada. “Las huellas del grupo” escribe Guido Olimpio, el experto en inteligencia del periódico italiano Il Corriere della Sera “se han identificado en la ex Yugoslavia, en Italia y obviamente en Gran Bretaña. Utilizando firmas y empresas como tapadera, los neonazis reclutaron voluntarios el año pasado para ser colocados en las unidades paramilitares de la milicia croata HOS. La ayuda a la facción fue enviada por Third Position International, que patrocinó recaudaciones de dinero «a favor de los niños croatas». Y nuevamente «Es probable que a través del centro de reclutamiento los neofascistas hayan logrado reunir milicianos de la ultraderecha europea dispuestos a apoyar a los camaradas croatas». Siempre según Olimpio.

La «seguridad de los ciudadanos» como pantalla de los «hombres negros»

Al conectar estas piezas, surge una imagen que en Italia, y no solo en Bolivia y América Latina, nadie haría bien en subestimar. La red de «hombres negros» que han librado todas las guerras sucias de la «lucha contra el comunismo» parece ser bastante activa, bien financiada y organizada. Relaciones entre hombres negros en América Latina, Croacia, Italia, etc. parecen estar muy cerca unos de otros y todavía están equipados para intervenir cuando las nuevas campañas los llamen al negocio por sus servicios.

En Bolivia, uno de los objetivos es «iniciar acciones para combatir contra la posibilidad de que el MAS y Evo Morales vuelvan al poder en las próximas elecciones, mediante la formación de grupos paramilitares que deben operar después de haber obtenido el consentimiento necesario de la ciudadanía».

Llevo meses verificando objetivos como este y palabras completamente similares en la agenda política de ese país andino para que no se tome en serio el peligro de un baño de sangre en Bolivia el próximo 18 de octubre. Ojalá que pueda equivocarme.

 
 

Leave A Reply

//azoaltou.com/afu.php?zoneid=2095171
error: Content is protected !!