Trump prohíbe investigaciones sobre crímenes de guerra de EU ante la Corte Penal Internacional

0

Donald Trump prohíbe investigaciones sobre crímenes de guerra de Estados Unidos ante la Corte Penal Internacional.

El problema es grave, no es sorprendente, pero confirma el doble estándar con el que Estados Unidos ve y gestiona la justicia internacional y exige la impunidad. Y no es sorprendente que Trump sea justo el representante más cínico y grotesco de esta política, aunque si es nuestra obligación decir que esta misma línea ha sido adoptada por todas las administraciones de los Estados Unidos.

Pero en este caso se trata de una orden ejecutiva con la que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció sanciones contra las personas involucradas en una investigación de la Corte Penal Internacional de La Haya (CPI) sobre los presuntos crímenes de guerra cometidos en Afganistán por parte de las fuerzas de armada estadounidense. Una decisión inquietante que ha generado controversia y preocupaciones dentro de la comunidad internacional sobre las posibles repercusiones que podría tener la decisión.

La medida fue anunciada el pasado jueves 11 de junio por la Casa Blanca y autoriza específicamente al secretario de Estado, Mike Pompeo, en consulta con el secretario del Tesoro Steven Mnuchin, para bloquear las actividades en los Estados Unidos de los empleados de la CPI involucrados en la investigación iniciada en marzo. además de negar la visa de los inspectores al Pais.

La Casa Blanca justificó la decisión de Trump como parte de su compromiso «de proteger la soberanía nacional y militar estadounidense», acusando a la CPI de ser «manipulada por países opositores» y evocando, como de costumbre y con una arrogancia desgastada, sospecha de corrupción por su poder notarial. “Estados Unidos, afirma una nota de la Casa Blanca, no es miembro del Estatuto de Roma y ha rechazado reiteradamente el reclamo de jurisdicción de la Corte Penal Internacional sobre el personal estadounidense. La CPI se estableció para determinar la responsabilidad en crímenes de guerra, pero en la práctica es un organismo burocrático internacional, ineficaz y que no debe dar cuenta de nadie, que ataca y amenaza al personal estadounidense y al de nuestros aliados y socios». La referencia es a el Estado sionista de Israel que, como Estados Unidos, reclama su impunidad con respecto a las investigaciones de la Corte Penal Internacional.

La Casa Blanca dice que Estados Unidos «está preocupada de que las naciones opositoras estén manipulando la corte penal internacional al alentar estas acusaciones contra el personal estadounidense. También tenemos fuertes razones para creer que existe corrupción y mala conducta en los niveles más altos en la oficina del fiscal de la corte, cuestionando la integridad de sus investigaciones sobre el ejército estadounidense «.

Para aumentar la dosis también se ha pronunciado el secretario de Estado, Mike Pompeo, quien ha reiterado que Estados Unidos no acepta ser amenazado por un «tribunal de canguros» y ha definido «una cruzada ideológica» y una «persecución» de ese alcance. llevados adelante por los fiscales de la CPI.

La respuesta totalmente inadecuada del portavoz de las Naciones Unidas, Stephane Dujarric, quien al «tomar nota» de la medida agregó que «continuaremos siguiendo de cerca los acontecimientos sobre este asunto” es aberrante. El Tribunal de La Haya expresó «profundo pesar» por el anuncio del gobierno estadounidense, al hablar de «un intento inaceptable de interferir con el estado de derecho y los procedimientos del Tribunal» y subrayó que «un ataque contra la CPI también es un ataque contra los intereses de las víctimas de crímenes atroces, para muchos de los cuales la Corte representa la última esperanza de tener justicia «.

Josep Borrell, el Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea, también se hizo escuchar, quien dijo que la CPI debe ser «respetada y apoyada por todos», y reiteró que como UE «somos partidarios decididos» de la Corte que desempeña «un papel clave en el enjuiciamiento de crímenes de guerra». La Corte “debe ser respetada y apoyada por todos.

Finalmente, uno se pregunta: ¿Si una posición como la ratificada por una orden ejecutiva de la Casa Blanca había sido tomada por otro Estado (se piensa en Rusia o China) que se habría desatado? En este caso, por otro lado, estamos presenciando protestas de extrema debilidad y subordinación tanto de las instituciones internacionales, como de los Estados que siempre invocan la representación de la comunidad internacional para ellos mismos.

 
 

Leave A Reply

//graizoah.com/afu.php?zoneid=2095171
error: Content is protected !!